jueves, 31 de marzo de 2011

Citas en el aire (IV)

―No vivo para otra cosa sino la mediocridad, y la mediocridad rara vez es diferente. De hecho, debería decir que está muy de moda en la corte hoy en día.
―No deberías decir esas cosas. La gente podría empezar a creerte.
―Me malinterpretas. Por eso las digo. Pienso que si no puedo hacer milagros divinos como controlar el clima, entonces bien podría contentarme con el milagro menor de ser quien dice la verdad.
―Hmm ―replicó ella, desperezándose, agitando la punta de sus dedos mientras suspiraba feliz―. Nuestros sacerdotes dicen que el propósito de los dioses no es jugar con el tiempo ni prevenir desastres, sino proporcionar visiones y servir al pueblo. Tal vez esta actitud tuya no sea el mejor modo de velar por sus intereses.
―Tienes razón, por supuesto. Acabo de tener una revelación. La mediocridad no es el mejor modo de servir a nuestro pueblo.
―¿Cuál es, entonces?
―Medio hechos sobre un fondo de medallones de patatas dulces ―dijo él, llevandose una uva a la boca―. Con una leve capa de ajo y una ligera salsa de vino blanco.

El aliento de los diosesBrandon Sanderson

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada